martes, 7 de septiembre de 2010

Colegio de Monjas

De las monjas del colegio
recuerdo sus manos
blancas
que nos enseñaban labores
tres veces por semana;

las que olían a pan caliente, manzana
y rosario de madera.

Y de algunas
también

sus nudillos.

1 comentario:

  1. ya, yo también tengo esos recuerdos....

    :)

    saludos!

    ResponderEliminar